¿Cuál es tu misión de vida?

01.05.2017

¿Alguna vez te has sentido perdido o vacío? ¿Sin saber hacia dónde ir?

Llega un momento en la vida en que el pasado ya no nos sirve y el futuro no lo tenemos claro.

Es en estos momentos en los que podemos sentir que "perdemos el norte" ya que estamos confundidos, ansiosos, con miedo y/o desorientados.

Muchas veces me he sentido así y la vida me estaba diciendo que si seguía caminando, había algo más grande y mejor para mí.

Te invito a que veas este punto de vista también. La confianza y la fe es lo que nos hace seguir hacia adelante.

Comenzar un nuevo camino (cambio de trabajo, cambio de hábitos de salud, nuevas amistades...) requiere agarrar el timón, conectar con nuestro corazón y escucharlo, dejando que las olas y cualquier temor nos lleven hasta que acabe la tormenta.

Es el momento de conectar con nosotros, con nuestra misión de vida. Es momento de volver la mirada hacia nuestro mundo interno en lugar de estar enfocados en lo que quieren los demás.


¿Qué es la misión de vida?

La misión de vida es aquello que nos hace volver a sentirnos parte de este mundo, poniéndonos al servicio de ella y de los demás.

Por ejemplo, mi misión de vida es crear conciencia en las personas y utilizo el amor en mi ámbito más personal y el coaching y la escritura en lo laboral. Me costó mucho descubrirlo y ahora estoy entregado totalmente a este quehacer.

Muchas veces las crisis personales y los derrumbes emocionales son los que propician los cambios y que nos preguntemos para qué estoy aquí, qué lugar ocupo en el mundo y qué propósito tengo.

No son necesarias estas crisis para ello, sino que la misión de vida es necesaria para dar lo mejor de mí a los demás y a la vida y, sobre todo, para sentirme realizad@.

Para contactar con tu misión, te propongo escribir una carta contestando dos preguntas:

- ¿Cómo me gustaría que me recordaran aquellos a los que quiero?

- ¿Qué quiero aportar al mundo?

Para escribir, sólo una premisa: escribe desde el alma, deja que sea automático, que escriba esa parte de ti que quiere ser libre.

Conecta con tu corazón, con la verdad y con lo más profundo de ti.

Además, para ser congruente contigo mism@, trata que cada pensamiento, cada emoción y cada acción de tu vida, se conecte con esta misión.

Así estarás dando el primer paso para trazar la ruta de una vida plena y el ruido exterior irá desapareciendo, ya que darás valor a quién eres y a lo que quieres aportar.

Una vez que encuentres tu misión, ya has llegado a lugar seguro: has llegado a tu corazón. Y ahí, estás en casa.

Iván Ruiz